Translate / Traducir

12 sept. 2013

UN ENFOQUE DEL SISTEMA LINFÁTICO DESDE LA ÓPTICA DE LA ACUPUNTURA

Función reguladora de los líquidos y distribución de nutrientes:

El sistema linfático es un sistema compuesto de conductos o vasos que transportan la linfa.
La linfa es un  líquido generalmente transparente, que transporta principalmente lípidos, y en menor proporción sales, proteínas y otros nutrientes, absorbidos por los quilíferos del intestino delgado.
Los capilares linfáticos, distribuidos por la mayor parte del cuerpo, recogen el exceso de líquido, extravasado del circuito sanguíneo al espacio intersticial. Estos capilares se unen formando vasos más gruesos, llamados vasos linfáticos.
La linfa viaja siempre desde los capilares en dirección centrípeta, a través de una compleja red de vasos, hasta llegar a dos grandes vasos linfáticos que van a dar a las venas subclavias izquierda y derecha, donde será vertida para mezclarse con la sangre, y ser impulsada y distribuida por todo el organismo por el corazón.

Función inmunológica:

Los capilares linfáticos no sólo absorben el exceso de líquido acumulado en los tejidos, sino que también absorben y transportan antígenos (energías extrañas), ciertas toxinas, y productos de desecho de las células, que no pueden ser absorbidas por los capilares venosos.
Por otro lado, el ID es la barrera o el filtro que debe encargarse de dejar pasar lo puro (esencia de los alimentos), e impedir el paso de lo impuro (bacterias, hongos, virus, macromoléculas, etc) al sistema sanguineo y linfatico. Su mucosa contiene linfocitos T, que ponen en alerta a las defensas, si energías extrañas intentan entrar en el cuerpo.
La linfa es depurada por el bazo y los ganglios linfáticos (SJ/TR), donde maduran y son almacenados otra parte de los leucocitos, convirtiéndose en linfocitos B, eliminando gran cantidad de elementos patógenos, principalmente bacterias.

La glándula Timo (XB/MC/PC) es el cuartel general donde una gran parte de los leucocitos se especializan y maduran, convirtiéndose en los denominados linfocitos T, cuyas funciones son: identificar y eliminar ciertos patógenos como las micobacterias; reconocer y eliminar las células tumorales; defensa frente a los microorganismos intracelulares y la inflamación, activación de los linfocitos B en los ganglios linfáticos y el bazo, con importante acción frente a las reacciones alérgicas y la defensa frente a parásitos.
Por todo ello, SJ5 Wei Guan, suele emplearse en patologías agudas y síndromes de exceso, en las que factor patógeno y energía Wei son fuertes, a mneudo con eficientes y rápidos efectos en la mejoría de la salud. En cambio, XB6 Nei Guan, se utiliza sobre todo en enfermedades crónicas y síndromes de deficiencia, en las que ya se ha producido una importante debilitación o desgaste de la energía Wei; cuya acción y resultados notorios (en estos casos), seguramente lo sean a más largo plazo.

- Miguel Ángel Galdón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario