Translate / Traducir

15 oct. 2013

Un enfoque energético y fisiológico del San Jiao

San Jiao o Triple Recalentador, es el nombre por el que es conocido uno de los 12 canales principales de la fisiología energética de la medicina oriental tradicional, aunque (y es algo que puede llevarnos a la confusión) la tradición (o al menos parte de ella) llama del mismo modo a una serie de puntos clave situados en la rama superficial de Ren Mai, que por ser puntos de reunión (unión con otros canales) regulan el conjunto de las funciones de todos los zang-fu en tres niveles distintos: 1) el Jiao o fuego superior (17RM, punto Mo de XB), que controla las funciones cardiorespiratorias y de la glándula Timo; 2) el Jiao medio (12RM, punto Mo de Estómago y maestro de todas las entrañas), que rige las funciones digestivas; y 3) el Jiao inferior (6RM, mar de la energía), que se encarga de las funciones genitounirnarias y fortalece el sistema inmunológico.

Pero es del canal San (Tres) Jiao (Fuego) propiamente del que vamos a tratar hoy aquí. Para ello compararemos algunos extractos de Sheng Ji Zong Lu, con lo que nos dice la fisiología occidental actual:
"El San jiao es la vía de los líquidos y alimentos [...] Si el San Jiao está regulado en su curso [...] serán capaces de mover con suavidad el agua y los líquidos dentro de los canales de manera que puedan ser transformados en sangre [...] Si el Qi de San Jiao está obstruido [...] el agua y los líquidos se detendrán, acumularán y no se podrán mover [...]".
(Sheng Ji Zong Lu, 1117).

¿Acaso estas palabras del Sheng Ji Zong Lu no hablan de las funciones de los órganos y tejidos del sistema linfático? Es curioso que esto se supiese hace casi un milenio, y que aún hoy, muchos de los estudiosos y prácticantes de la medicina tradicional oriental, se nieguen a aceptarlo.
Los vasos linfáticos son, literalmente, vías por donde circulan los líquidos y ciertos nutrientes de los alimentos. También la linfa se transforma en sangre, al vaciarse en las venas subclavias izquierda y derecha y mezclarse con ésta. Cuando, por algún motivo, los vasos linfáticos se obstruyen, el líquido inersticial no puede ser reabsorbido y se acumula en el intersticio, generándose edemas.
La prueba de que esto es así la tenemos en que algunos de los puntos de este meridiano vienen indicados en algunos clásicos de medicina tradicional para el tratamiento de patologías ligadas al control de los líquidos, como por ejemplo el punto 2TR,Ye Men, "Puerta de los líquidos", que se emplea en casos de ascitis, edemas, o hipertensión.
Además la tradición atribuye al San Jiao inducir a la formación de la sangre, función que parece estar relacionada con las del bazo anatómico: almacenar glóbulos rojos para enviarla a la circulación sanguínea cuando es necesario, formar ematíes durante el período embrionario (función que puede recuperar en algunas patologías graves, como en anemia perniciosa); destruir hematíes y plaquetas envejecidas; y regular las funciones de la médula ósea, lugar donde se produce la sangre (hematopoyesis).

Algunas escuelas describen al San Jiao como el encargado de administar el fuego defensivo del organismo (energía Wei) o función inmunológica. La prueba de que esto es así, la tenemos, por ejemplo, en el punto Luo 5TR, Wei Guan, que se emplea sobre todo en casos de invasión de "energías perversas" (climatológicas), y ataque de "energías extrañas" (virus, bacterias, hongos, etc). De hecho, la tradición atribuye al San Jiao (y al Xin Bao) el elemento fuego; energía que vehículiza principalmente las infecciones.

Otros puntos y sus indicaciones, también nos muestran la relación entre San Jiao y las funciones de limpieza y depuración del sistema linfático, como el 4TR, Yang Chi, y el punto Xi 7TR, Hui Zong, que se emplean para tratar la diabetes, el alzheimer, y el parkinson; enfermedades relacionadas con el ensuciamiento del medio extracelular.

Así pues, si el "San Jiao" del Ren Mai, los tres fuegos "inorgánicos" o "carentes de forma", administran y regulan las funciones de los sistemas o zang-fu; el canal superficial o tendinomuscular de San Jiao, que rige (como acabamos de explicar) a los vasos, ganglios y bazo linfáticos, contribuirá a eliminar toxinas y energías extrañas, ayudando así a recuperar la correcta funcionalidad de los zang-fu afectados por patologías infecciosas o por ensuciamiento celular. Por ello, una disfunción del SJ-TR/sistema linfático, podría repercutir sobre todo el organismo, o bien, en cualquiera de sus partes.
Quizá ahora, en el punto en el que nos encontramos, si hemos comprendido todo lo expuesto aquí, podamos entender cual pudo ser el origen de la (desde mi punto de vista) confusión de llamar San Jiao a los puntos que antes enumerábamos del Ren Mai, y confundir sus funciones con las del canal San Jiao propiamente.

- Miguel Ángel Galdón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario